Deje de Alimentar a los Monstruos

El simple error de no mantener nuestros ojos y mente en la tarea nos conduce a una posible lesión o fatalidad; los monstruos están causando estragos.  Esto nos lleva nuevamente a la prisa, la frustración, la fatiga y la complacencia.

Estos cuatro estados son los que causan los errores. Nadie parece preguntarse alguna vez por qué desviamos los ojos de la pelota o por qué nuestra mente no estaba momentáneamente en el juego.