Heineken Brasil

En 2012, HEINEKEN Brasil identificó una oportunidad para reducir el número de accidentes laborales en sus plantas de trabajo. Las herramientas de gestión de seguridad ya implementadas proporcionaban un buen nivel de seguridad en las operaciones, pero la empresa sintió que había una oportunidad de mejorar el comportamiento de sus trabajadores. Para dar continuidad a la reducción de los accidentes y evolucionar en el área de gestión de seguridad, la estrategia fue utilizar un programa de seguridad enfocado en el comportamiento. Este programa debería proporcionar un enfoque único para trabajar conceptos de percepción de riesgos con todos los trabajadores desde la alta dirección, pasando por las áreas administrativas hasta la producción. SafeStart, programa de cambio cultural de seguridad, encajó perfectamente en las necesidades de la empresa, pues el método del programa tiene un lenguaje diferenciado y simplificado para orientar actitudes seguras de los colaboradores dentro y fuera del ambiente de trabajo.